MADERA: TIPOS Y CLASIFICACIÓN

Hace unos días hablábamos de las ventajas de la madera como material para realizar una reforma integral de un piso o vivienda y hoy es el turno de hablar de los tipos que existen de este material.

Si hay algo que caracteriza a la madera es precisamente la cantidad de opciones que tenemos para elegir. Natural o artificial, de pino o de ébano, dura o blanda…este material es una gran opción para embarcarnos en la futura reforma de nuestra casa con una apuesta segura en lo que a materiales de construcción se refiere.

Como ya os contamos hace un tiempo, la madera es un material con multitud de propiedades perfectas para optar por este material para nuestra casa. La madera es asequible, resistente, aislante y se puede utilizar en todos los estilos decorativos que existen lo que la convierte en un material perfecto tanto para construir como para decorar.

Para que podáis decidiros por un tipo de madera u otra, os contamos las características y ventajas de cada uno de ellos.

Madera natural

Las maderas naturales son aquellas que se extraen directamente de troncos de árboles de distinta dureza y tiempo de crecimiento. Las maderas de tipo natural se comercializan de varias formas: listones, tableros, vigas y láminas y se pueden clasificar en dos tipos: maderas duras y maderas blandas.

Maderas blandas

Las maderas de tipo blando son aquellas que proceden de árboles de una dureza menor y cuyo crecimiento es más rápido. A pesar de ser más blandas, las maderas de este tipo también pueden llegar a ser resistentes y sus principales características son la facilidad para trabajarlas así como su ductilidad. Además, las maderas blandas son más ligeras y, sobre todo, más asequibles que las maderas duras.

Por tanto, si el presupuesto para reformar la vivienda es ajustado, una buena opción es optar por las maderas de tipo blando ya que abundan en el mercado y son más baratas que las maderas de otros tipos.

Dentro de las maderas blandas encontramos el pino, de textura uniforme y muy recomendable en relación calidad precio, el abeto, de características similares al pino, ligero, resistente y perfecto para utilizarlo tanto en techos como en revestimientos, el cedro, muy apreciado por su tono más oscuro y muy utilizado en labores de construcción y otros tipos como el olmo, el álamo o el ciprés.

Maderas duras

Al contrario que las maderas blandas, las maderas duras proceden de árboles de crecimiento más lento y generalmente caducos, por lo que hay que esperar bastante más tiempo para obtenerlas. Estas maderas son más resistentes tanto a las inclemencias del tiempo como al paso de los años y son consideradas de mayor calidad, lo que incrementa su precio en el mercado.

Este tipo de madera es algo más difícil de trabajar debido a sus irregularidades y a que son menos lisas que las blandas, pero el resultado final es estéticamente bello y de gran calidad. Las maderas duras suelen utilizarse sobre todo en trabajos de ebanistería y construcción y son muy apreciadas en el mercado de la madera.

Algunos de los ejemplos de maderas duras más utilizados en la actualidad son el roble, perfecto para emplearlo en suelos de parquet y determinados muebles, la caoba, cuyo color es muy apreciado e ideal para fabricar armarios y otros muebles de calidad por su exotismo, resistencia y durabilidad, el nogal, uno de los tipos más duros de madera que encontramos y que es perfecto para muebles o puertas, el cerezo, muy decorativo por su color rojo caoba y muy utilizado en muebles o sillas, o el fresno, una madera más elástica y que se suelen emplear casi siempre en trabajos de ebanistería y carpintería.

Madera Artificial

La madera de tipo artificial es aquella que deriva de otras maderas y está sometida a un proceso de elaboración a través de virutas, cortezas, serrín o láminas tratadas y procesadas. En estos casos se parte de una pieza de madera natural y mediante diferentes procesos se va transformando hasta obtener una nueva pieza.

Dentro de este grupo encontramos diferentes tipos de madera como el contrachapado, que se consigue mediante el pegado con calor de láminas finas de madera natural con fibras colocadas una sobre otra de manera transversal. El contrachapado es bastante fácil de trabajar y se caracteriza por ser flexible y uniforme. Se recomienda que su uso sea en interiores ya que no es un material muy resistente a la humedad o a los cambios bruscos de temperatura. Las maderas más utilizadas para fabricar contrachapados suelen ser las de abedul o chopo entre otras.

Dentro de las maderas artificiales encontramos también el aglomerado, que se obtiene mediante la mezcla de virutas de madera y cola prensadas entre sí. Este tipo de madera es de los más asequibles del mercado además de fácil de trabajar. Al no ser demasiado resistente se les suele colocar encima una lámina de madera o plástico para mejorar esa resistencia y convertirse en un material más fuerte. Dentro de las maderas de tipo artificial, el aglomerado es de las más estables y consistentes.

Existe un tercer tipo en el grupo de las maderas artificiales: los tableros de fibras. Estos tableros se fabrican con maderas que han sido previamente reducidas a fibras para después reconstruirlas obteniendo así un material homogéneo. Estos tableros suelen ser resistentes tanto al fuego como a la humedad, y son utilizados para construir mobiliario urbano, muebles de jardín y exterior, muebles de oficina, etc.

Como ya hemos comentado otras veces, la madera es una gran opción para llevar a cabo una reforma. Dentro de este material tenemos diferentes opciones más asequibles, duraderas o elegantes, por lo que elegir la madera puede ser un gran acierto tanto para construir como para decorar nuestra casa. Cada madera tiene sus propias ventajas y propiedades, por lo que después de leer este post estamos perfectamente preparados para elegir cuál de todos los tipos de madera que existen se adapta mejor a nuestras necesidades.

¿Con qué tipo de madera te quedas tú?

 

Deja un comentario