LOS MEJORES SUELOS PARA EL VERANO

El verano ha llegado, y con él, los termómetros se han disparado haciendo que las temperaturas sean tan elevadas que a veces se hace desagradable incluso pasear descalzo por casa. Combatir el calor es una de las prioridades de todos aquellos que inician una reforma en verano, e incluso de aquellos que por circunstancias no pueden hacerse una escapada a un lugar menos caluroso y tienen que permanecer en las grandes ciudades donde las temperaturas se disparan. Para que esto no ocurra, y andar descalzo por un suelo fresquito siga siendo uno de los grandes placeres del verano, os dejamos los seis suelos más refrescantes para combatir el calor de este verano 2016.

¡A refrescarse!

Suelos de barro

Muy utilizados en las estancias y viviendas de estilo rústico, los suelos de barro son cada vez más demandados a la hora de hacer una reforma o redecoración. Antes, este tipo de baldosas solían utilizarse en mayor medida para casas de campo, pero en la actualidad su composición hace que sean suelos frescos y esto deriva en que cada vez más familias lo incorporen en sus casas buscando no sólo ese toque rústico, sino marcar la diferencia y apostar por tendencias decorativas que antes eran específicas de viviendas más rurales. Además, aunque no lo parezca, el barro se ha reinventado en los últimos años ofreciéndonos baldosas de corte más moderno e introduciendo nuevos diseños y tonalidades en un material aparentemente plano y lineal.

Baldosas hidráulicas

Nacido en el sur de Francia en el siglo XIX, el suelo hidráulico es a día de hoy una de las tendencias decorativas preferidas por aquellos que se embarcan en una reforma integral. Su versatilidad hace que las composiciones posibles sean infinitas, creando diferentes mosaicos con las mismas baldosas. Pero lo más importante es, sin duda, los materiales con los que están fabricados. El cemento, los pigmentos, etc. le dan a nuestros suelos el frescor necesario para que sea muy gustoso regresar a casa después de un duro día de trabajo. Perfectos tanto para el interior como para el exterior, las baldosas hidráulicas dan un carácter moderno y divertido y permite jugar con las formas creando mosaicos que son verdaderas obras de arte.

Suelos de Mármol

Una de las mejores opciones para tener un suelo fresco en verano es sin duda el mármol. Además de elegancia, esta piedra posee una gran calidad y belleza que hace que nuestro suelo plante cara al calor del verano dando a nuestra estancia un toque de frescor fundamental para el verano. Aunque el mármol es uno de los materiales que requiere más cuidados, su amplia gama cromática da mucho juego a la hora de decorar el suelo de cualquier estancia de nuestra casa. Blancos, rojos, verdes, negros…las diferentes posibilidades de mármoles que existen en el mercado son perfectas para dar un toque de personalidad a cada estancia sin olvidarnos de la resistencia y durabilidad de este tipo de material.

Suelos de cerámica

Utilizado sobre todo en cocinas y baños, el suelo de cerámica es otra opción para dar a nuestra casa ese punto de frescor necesario en los meses de calor. Además de ser fácil de instalar, este tipo de suelo es de más fácil limpieza y mantenimiento que la mayoría de los suelos anteriores, así como resistente al paso del tiempo, un plus a la hora de elegirlo como opción principal. Aparte de todo esto, la cerámica es un material muy camaleónico que se puede utilizar en diferentes entornos, con diferentes colores y texturas, y, lo más importante, es válido para estilos más clásicos e incluso más modernos y vanguardistas.

Gres

A buen precio y de gran calidad, el gres es uno de las grandes protagonistas en las reformas de los últimos tiempos. Fabricado con arcillas naturales, el gres se caracteriza por ser un material muy resistente y que además absorbe poco el agua, ideal sobre todo para el exterior de la vivienda aunque perfectamente válido para el interior. Este tipo de suelo aguanta muy bien los cambios de temperatura, por lo que cuando llegue el invierno no nos dará muchos problemas a la hora de cuidarlo y mantenerlo. Aparte, el gres es uno de los suelos más fáciles de limpiar y sobretodo, de los más resistentes a golpes o manchas que en otros suelos no se podrían eliminar de manera tan sencilla.

Una de las ventajas de este tipo de suelo, es que se puede fabricar prácticamente en todos los colores, algo imprescindible para aquellos que no se conforman con el negro o el blanco y quieren arriesgar e ir más allá.

Suelos de madera

Su capacidad de aislante térmico hace que esta elección sea un total acierto para conseguir un ambiente fresco en casa. Al igual que el gres, los suelos de madera también son adecuados tanto para interior como para exterior. Pero en el caso de los exteriores, hay que tener cuidado ya que los rayos del sol pueden afectar al color de la madera modificando así el tono original. Haya, pino, roble…la madera es una fuente infinita de posibilidades tanto en mobiliario como en suelos. Y por si esto fuera poco, dependiendo de la colocación, tono, etc. de la madera, se pueden conseguir en un espacio cualquiera tenga diferentes sensaciones de amplitud y profundidad, pudiendo variar así un mismo espacio dependiendo del suelo que se ponga.

Carpenter cutting wooden board with circular saw

Además de ventiladores y aparatos de aire acondicionado, existen otros detalles dentro de la vivienda que pueden contribuir a aminorar el excesivo calor del verano. Uno de estos detalles es el tipo de suelo. Una buena elección, puede hacer que la sensación de calor se reduzca, haciéndonos el verano más agradable.

Por eso, si has escogido esta época para reformar tu casa, seguramente busques un suelo que sea fresquito en verano. Aunque la oferta no es excesivamente amplia, os hemos mostrado que existen varias posibilidades para tener un suelo moderno, con estilo y lo más refrescante posible.

¡Toma nota y apuesta por los suelos más frescos del verano!

 

Deja un comentario